De qué huyen los besos…

 

baby-17327_960_720De los gritos y los cronómetros,
del exceso de perfume o maquillaje,
los besos huyen de las órdenes y la impaciencia,
de las noches que se vuelven tristes de pronto.
A veces se asustan del ajo,
como los vampiros, y de la cebolla;
del miedo se asustan casi siempre.
Los besos huyen
de las mentiras, de la repetición desmesurada,
de esos días en los que todo sale mal.
¡Ah!, y al contacto con los celos,valentines-day-1159281_960_720
son retráctiles como cuernos de caracol.
cuando ven a una madrastra envidiosa,
a un perro gruñón o un murciélago rojo,
los besos se desvanecen
dejando en el aire un polvillo de mariposa.

Extraído del libro “Besos que fueron y no fueron”. Roger Olmos y David Aceituno. Editorial Lumen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De qué huyen los besos…

  1. Que bonito relato!

Si deseas compartir algo... bienvenido será:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s